Dermatitis irritativa de contacto

Posted on by on abril 27th, 2009 | Comentarios desactivados

La dermatitis de contacto irritativa (DCI) es una reacción inflamatoria no inmunológica de la piel después de la exposición a un agente externo irritante. El irritante deteriora la piel por acción directa a través de mecanismos no inmunológicos , pero las circunstancias mecánicas, térmicas y climáticas son cofactores importantes en su desencadenamiento.

Las dermatosis profesionales incluyen toda afección de la piel, mucosas o anexos directa o indirectamente causada, condicionada, mantenida o agravada por todo aquello que sea utilizado en la actividad profesional o exista en el ambiente de trabajo.

La mayoría de las dermatitis irritativas laborales afectan a las manos, son generalmente diagnosticadas como eccema/dermatitis. Hay que tener en cuenta que una vez que una DCI se cronifica es difícil la vuelta atrás, por lo que la identificación de los pacientes predispuestos y las sustancias irritantes es muy importante para planear una estrategia de prevención, especialmente en el ámbito laboral.

Causas

Para conocer las causas de una DCI de origen profesional, debemos saber qué agentes irritantes están implicados, pero también hemos de tener en cuenta que existen una serie de factores, tanto endógenos como exógenos, implicados en su desarrollo.

Agentes irritantes

Los agentes irritantes son de naturaleza muy variada aunque, en general, son sustancias químicas.

Algunas condiciones laborales, en las que los individuos se ven sometidos de forma continua al irritante y a la humedad (peluqueras, trabajadores metalúrgicos), producen una dermatis irritativa que suele afectar principalmente al dorso de las manos. Si se mantienen las condiciones laborales y el tiempo que transcurre entre cada agresión es corto, no lográndose la restauración completa de la barrera cutánea, se progresa a una dermatitis de contacto irritativa acumulativa con eritema, sequedad, liquenificación e hiperqueratosis, que suele evolucionar hacia la descamación y la fisuración

Los principales agentes irritantes que causan lesiones eccematosas son los siguientes :

  • El agua, sobre todo si es dura y contiene cantidades elevadas de cal, magnesio y hierro, porque pueden depositar-se en las fisuras de la piel y ser un factor añadido de irritación.
  • Limpiadores cutáneos (jabón, detergentes, limpiadores en seco), que contienen disolventes orgánicos que eliminan la barrera lipídica. Alcalis como el jabón, la sosa, el amoniaco, los hidróxidos sódicos y potásicos, el cemento etc.
  • Ácidos, tanto orgánicos como inorgánicos.
  • Agentes oxidantes, como el peróxido de benzoílo, el hipoclorito sódico o el óxido de etileno, que es un esterilizante quirúrgico muy irritante, capaz de producir un eccema irritativo, tanto por contacto directo como de forma aerotransportada.
  • Disolventes orgánicos, como el benceno, el tolueno, el tricloroetileno, la trementina o la gasolina.
  • Productos animales, como el pescado, el marisco y las carnes.
  • Alimentos, como el ajo, la cebolla, la patata, el tomate, la pasta de panadero o la salmuera.
  • Productos vegetales, tanto por el contacto con las partes salientes como por las sustancias químicas que libere la planta.
  • Productos biológicos (p. ej., orina, enzimas, saliva, etc.).

También hay agentes irritantes que producen DCI no eccematosas: reacciones pustulosas, úlceras, granulomas, hiper e hipopigmentaciones, miliaria, etc . Las lesiones pustulosas, las pápulas y los comedones se producen con cierta frecuencia por el contacto con metales, aceites de corte, grasas, alquitranes y naftalenos .

Las sales hexavalentes del cromo pueden producir lesiones ulceradas en curtidores y trabajadores de la galvanoplastia. Algunos metales, como la plata, el oro o el mercurio, pueden producir hiperpigmentaciones, y otras sustancias como la hidroquinona pueden provocar hipopigmentaciones. Algunos productos (p. ej., berilio, sílice, talco o fibras de algodón) pueden causar lesiones granulomatosas.

Algunas sustancias, como el ácido benzoico, el ácido sórbico, el benzoato sódico y el aldehído cinámico , causan una irritación cutánea que puede manifestarse únicamente con signos clínicos discretos, en cierto modo subjetivos (escozor, picor), sin alteraciones morfológicas visibles (dermatitis irritativa subjetiva). También la baja tasa de humedad y el aire acondicionado, que lleva pequeñas partículas, pueden provocar en algunos lugares de trabajo (oficinas y talleres con aire acondicionado, áreas sanitarias, cabinas de aviones, fábricas de material electrónico) una dermatitis subjetiva en la que se aprecia la presencia de piel seca y eritematosa en la cara y las extremidades, así como prurito, urticaria y eritema en el dorso de las manos, con discretas lesiones de eccema en los pulpejos, la palma de las manos, la fosa cubital y las piernas. Las lesiones desaparecen al dejar el trabajo o si se incrementa la humedad ambiental16.

Algunas de las sustancias implicadas en este tipo de dermatitis tienen también una capacidad sensibilizante, por lo que es necesario realizar pruebas epicutáneas para el diagnóstico definitivo.

La exposición a un irritante potente, generalmente por un accidente laboral, en la que existe una clara relación entre la exposición a la sustancia y la aparición de los síntomas clínicos produce una DCI aguda. Las lesiones suelen circunscribirse al área de la piel dañada por el tóxico, siendo sus límites bien definidos y de morfología asimétrica. Clínicamente, el paciente refiere sensación de quemazón, escozor y dolor en la piel, pero también podemos encontrar eritema, edema, ampollas y necrosis1 .

Cuando la respuesta tras el contacto con el irritante no es tan rápida y se produce entre 8 y 24 h o más tras la exposición, se puede considerar la presencia de una dermatitis de contacto irritativa aguda retardada. Algunas sustancias, como la antralina, el butanedioldiacrilato, la epicloridina, el hexanedioldiacrilato o el óxido de etileno, producen este tipo de reacción. El diagnóstico diferencial con una dermatitis alérgica no puede hacerse desde el punto de vista clínico, sino por exclusión mediante pruebas epicutáneas.
Factores exógenos

La irritación producida por una sustancia depende de las características fisicoquímicas de ésta (tamaño de la molécula, ionización, polarización, solubilidad, volatilidad, pH), de las condiciones de la exposición (concentración, volumen, tiempo de aplicación) y de los factores ambientales (temperatura, humedad, oclusión, roce, traumatismos).

Generalmente, un tiempo de exposición prolongado y un volumen elevado del irritante producen una respuesta aguda. La oclusión aumenta la penetración y con ella la irritación19 . Así, los guantes y la ropa, que generalmente protegen, pueden aumentar la irritación si se empapan, o si el irritante queda atrapado en ellos . En cuanto a los factores climáticos, se ha comprobado que en los meses de invierno el descenso de la temperatura produce una disminución del agua del estrato córneo y la aparición de una sequedad cutánea objetivable clínicamente, incluso en personas normales.

Los traumatismos y la fricción sobre la piel pueden producir diferentes manifestaciones clínicas: liquenificación, callos, ampollas, hiperpigmentación, etc. . Aunque los traumatismos repetidos pueden ser, por sí mismos, la causa de una DCI, ésta generalmente se produce por la asociación de estos traumatismos y los agentes irritantes, exacerbando los unos a los otros, como ocurre en las dermatitis irritativas que afectan a las palmas y plantas.
Factores endógenos

Algunos factores endógenos, como las diferencias entre las zonas anatómicas, la edad, la raza, el sexo o la existencia de enfermedades previas, también se relacionan con la mayor o menor propensión a padecer DCI.

En las zonas en las que la piel es más fina, como los párpados o el escroto, existe más reactividad que otras donde la piel es más gruesa. Se admite la siguiente escala de resistencia:

párpados < caras laterales del cuello < escroto < pliegues < abdomen < espalda < palmas de las manos y plantas de los pies.

Las mujeres son más propensas a padecer DCI que los varones, no porque exista una diferente susceptibilidad constitucional, sino simplemente porque se exponen más a los irritantes y la humedad por su actividad laboral en el hogar .

Los ancianos tienen reacciones más lentas y menos intensas. Hay individuos con pieles hiperirritables, con un umbral bajo a la irritación debido a una predisposición genética de causa desconocida.

También los pacientes con dermatitis atópica tienen una mayor susceptibilidad a padecer DCI. Así, algunos pacientes atópicos que realizan trabajos en los que se exponen al agua, los detergentes y los irritantes desarrollan con más facilidad dermatitis de las manos que los no atópicos

{lang: 'es'}
« Porcentaje máximo de Oxígeno
Alergia al latex »

Categorized Under

Productos Químicos

Post tags

About ydelpico

Químico perdido, químico encontrado..., estudié en la Universidad de Valladolid, y tras unos años en el mundo de la prevención, he vuelto a recaer en una empresa, en la que necesito prevención y necesito química

» has written 83 posts

Medicines and Healthcare Products online pharmacies for US patients. Patients in the Canadian drugstore #"% order levitra purchasing perscription drugs online. Is it illegal to buy prescription drugs online? Yes, canadian pharmacy ]'(( order cialis soft refill, manage your family's prescriptions.